lunes, 21 de julio de 2008

8-. feo


Bienvenidos, decidle a mi ruido perro que se aparte del espejo.

Estoy en el aeropuerto de Girona, esperando a que mi maleta asome la cabeza montada en el lomo de la cinta transportadora. Tengo un mal día, un día muy malo, de los peores. Las cosas no están nada bien aquí, estoy muy jodido. De repente, a mi espalda escucho - y cito literalmente porque incluso saqué mi libreta para apuntarla - la siguiente frase: "a mí si me dieran a elegir entre ir en silla de ruedas o ser feo, escogería ir en silla de ruedas, así que ya ve, no se preocupe que hay cosas peores".

Sin poderlo evitar, la piel de mis brazos se eriza por la descarga de vergüenza ajena recibida. Necesito saber quién acaba de convertirse en el gilipollas del año pulverizando los anteriores récords sin ningún tipo de piedad. Me doy la vuelta.

Un azafato de Spanair espera al lado de una vieja en silla de ruedas. Es de suponer que la ha empujado hasta aquí desde el avión. No puedo ni imaginarme la sarta de estupideces que le habrá soltado a la pobre abuela durante el trayecto.

Entiendo que el tipo, deseoso de romper un silencio muy incómodo, ha intentado ir de azafato servicial, comprensivo y atento. Entiendo que su intención era arrancar una leve sonrisa de esos labios agrietados, era mostrarle a la abuela que es un ser empático que se preocupa por los demás, y que no ha encontrado nada mejor que decir. Pero a pesar de mi esforzado ejercicio por comprender, cuando le miro de nuevo sólo veo AL MAYOR GILIPOLLAS QUE JAMÁS HA PISADO ESTE PLANETA.

Han pasado unos segundos, me vuelvo a girar, siguen ahí, a un metro de mi nuca, en silencio. Mientras les observo, ya sin nigún tipo de pudor, le sigo dando vueltas al tema. Una de las funciones de este tipo debe ser precisamente empujar las sillas de ruedas de los viajeros con los que se cruza, por tanto, me imagino que esa señora no es su primera. Me niego a pensar que está nervioso, esa situación se le tiene que haber repetido infinidad de veces, es imposible que esté improvisando. ¿Ésa es su frase estrella para tratar con discapacitados? ¿Le dirá lo mismo a cada persona en silla de ruedas que tenga que empujar? Oh my.

Pero hay un detalle, un enorme detalle, que convierte a esta situación cruel en un chascarrillo surrealista. El tipo es FEO. Es MUY FEO. Sigo mirándole. Cráneo estrecho y alargado, como si le hubieran dado forma con un torno. Pelo corto, seco y oscuro, que ya clarea en la coronilla. Poca frente, nariz aguileña, ojos pequeños y muy separados. Marcas de viruela en las mejillas, labios delgados, boca pequeña, poco mentón. ES EL GILIPOLLAS MÁS FEO QUE HE VISTO EN MI VIDA.

Para rematar el asunto, la vieja también es fea. Y no me refiero a las huellas del paso del tiempo. Hay señoras a las que se les intuye la belleza pasada debajo de las arrugas. Éste no es el caso. Está muy delgada, y también tiene la boca y los ojos pequeños. En éstos aún se percibe la luz que otorga la cordura. Lleva el pelo recogido en una larga cola de caballo despeluchada y gris. Las orejas y la nariz son tan grandes que parecen robados de otro rostro. Además, su nariz está repleta de puntos negros. Me recuerda a esos jefes indios pasados de época que malviven en las reservas de las películas americanas.

A juzgar por su expresión, fría y dura como una deuda, la frase del tipo, dado que ella reúne las dos características nombradas, discapacitada y fea, le tiene que haber reducido en uno o dos años el tiempo que le queda de vida. Le tiene que haber provocado el impulso de comprarse una pistola, para matarse o para matarlo a él. O para las dos cosas.

Mi maleta aparece por fin, librándome de seguir dando saltitos en el fango. Cuando estoy a punto de abandonar la sala de equipajes no puedo resistir el impulso y los vuelvo a buscar con la mirada. Ahí siguen, cada uno con la cara vuelta hacia un lado, deseando no haberse conocido nunca.

Canción de la noche: Idiotheque, de Radiohead. Porque en mi idioteca, el tipo del que os he estado hablando, casi me desbanca.

6 comentarios:

Eclipse dijo...

aquí sería un real pelotudo, un nabo de cuarta...
pero bueno, alabo tu intento de comprensión, es lo único rescatable de ese episodio.

Lui Lu dijo...

Lo ideal habría sido que el tipo hubiera dicho eso sabedor de sus limitaciones estéticas. En plan a ver si la señora ésta se ríe aunque sea a mi costa. Algo así como para que ella se volviera y le mirara a la cara torciendo la boca para espetarle un "¿pero tú te has visto, hijo?".
A mí es que me gusta mucho el surrealismo.

Espero que en Girona las cosas se enderecen hasta mejorar en lo posible.

Un abrazo

Quijo dijo...

Si es que tiene que a ver de tó!! jejejeje. El chico pensaría que era gracioso y tó. Idiota, feo y encima....¡se cree gracioso! :)

ruidoperro dijo...

Eclipse: nabo de cuarta... ¿¿??... adoro como os insultáis en el cono sur.

Lui: hubiera estado bien, pero el tipo no tenía la inteligencia suficiente para reírse de sí mismo. En el viaje de vuelta a Madrid tuve un pequeño incidente con él y no me podía aguantar la risa. Igual lo escribo un día de estos.

Surrealismo al poder.

Quijo: Sí, el tipo era un dechado de virtudes, el marido que querría para mi hermana, vamos.

Nayra dijo...

El gilipollas más grande que me he encontrado yo en esa línea (aunque yo lo consideré más bien un hijoputa) fue uno que en la Vía Láctea, caminó detrás de un enano haciendo el enano por todo el garito, este era medio mono y sus tres acompañantes femeninas se descojonaban ante su hazaña. No pude evitar insultarle y llamarle escoria... Mejor dejar la historia ahí...

María Soledad dijo...

Si.. también podriamos decirle PELOTUDO IMPORTANTE. Pero creo que le queda chico.

Hay gente para todo.


Te dejo un beso.

Salú!


SOLITA